lunes, 9 de agosto de 2010

Quinqui beats

Esta tarde me he pasado por la exposición "Quinquis de los ochenta" de la casa encendida. Aunque olvidé en casa mis gafas de pasta, me han dejado pasar porque llevaba en la guantera mi chapa de los strokes de emergencia.
Me ha llamado la atención encontrarme, entre otras salas de la exposición, una proyección de "Colegas" o "Perros callejeros" o alguna de esas, en el momento en el que estaba siendo visionada por cuatro macarras, uno de los cuales andaba quemando una china de hachís para hacerse un porro. Si no hubiese entrado al mismo tiempo que los chavales, me hubiera planteado que se trataba de parte de la instalación. En cualquier caso, delante o detrás de las cámaras, el relevo está asegurado.
Todo fluye.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Ya ni los quinquis salen buenos....y menos mal que llevabas el pin de emergencia¡

J Lee in memorian

Anónimo dijo...

los quinquis de ahora son los que montan las exposiciones y se ponen vestidos de Dolce y Marrana y corbatas de Vitorio y Chumino.

Los visitantes del extrarradio tratan de imitarles, pero sólo se les ocurre encenderse un porro hecho de neumático y mierda de burro del Atlas. Ya no dan miedo ni a los seguratas de la Casa Encendida. Unos y otros andan sin pistola ni jeringa sidosa al cinto.

Lo que sigue siendo exactamente igual es la precariedad, el desempleo, el patriarcado, el robo al por mayor, la cutrez, las ganas de la gente de cambiar su vida llevando un puto descapotable.


Ck.