lunes, 18 de octubre de 2010

E un mondo difficile




Llegué a la piscina pensando que competiría con chavalas de mi edad, pero un error burocrático hizo de mi fecha de nacimiento 1932 en lugar de 1982, con lo cual mis contrincantes eran algo más experimentadas de lo que me imaginaba. A nivel muscular y aeróbico dejaban algo que desear, eso es cierto, pero iban dejando sus dentaduras postizas y toda clase de obstáculos para joderme cada largo muy sutílmente.
Foto: laure manaudou en gala.fr

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Strange deja vu

Fr.

Anónimo dijo...

no me dirás que no te he sacao guapo...



Ck.

Anónimo dijo...

Yo también nado entre señoras y señoritas de la tercera edad. En mi caso, no se trata de ningún error burocrático. Maldita prueba de nivel. Supongo que el plan de alegrarse la vista en la piscina nos ha salido a todos regular.

Juan Piscina